«Ser fieles al Plan… de comercialización.»

El mercado agrícola se muestra tonificado. Tanto en Chicago como en el Mercosur los valores de los granos muestran firmeza, en medio de una serie de factores, todavía sin definirse.

EEUU soportó una de las zafras con mayor cantidad de contratiempos en mucho tiempo. La siembra, el ciclo vegetativo y la cosecha se extendieron más de la cuenta, afectando los períodos óptimos para cada etapa, así como la recolección de los cultivos.
En medio de esto, antes y después, estuvo la guerra comercial con China la cual está por formalizar la tregua y la firma de la primera fase de un pre acuerdo formal, previsto para el próximo 15 de enero, que levante la aplicación de aranceles. Durante este período los precios fueron cayendo, sin prisa pero sin pausa, hasta llegar a US$/ton 260 en marzo de 2019 en Nueva Palmira. En Chicago, el valor llegó hasta los US$/ton 315 aproximadamente, a partir de cuando empezó a rebotar.

Además, la gripe porcina africana diezmó el rodeo porcino en China durante todo 2019 y – todavía es incierto – cuánto de 2018 por lo que, de un momento para otro, lo que era grandes volúmenes de producción en el mundo se quedaron sin su principal razón de existir: las fábricas de molienda chinas que venden harina de soja para consumo animal. 


En todo este combo, Trump está abocado a las elecciones de noviembre próximo, por lo que precisaba de una buena historia para sostener sus apoyos, fundamentalmente en el área agrícola dura, en el Medio Oeste, en donde los conservadores – los que apoyan a Trump, en realidad – se hacen fuertes. Bien se sabe que para vender una solución, antes hay que haber vendido un problema.

Por si no alcanzara con solucionar la guerra comercial, por las dudas, se desempolvó el espíritu nacionalista, al eliminar al principal militar iraní, en Irak. Los mercados agrícolas cayeron, asustados, mientras los refugios tradicionales de valor se apreciaron 4% en dos días. Tras eso, un avión comercial ucraniano cayó misteriosamente en suelo iraní y las autoridades se apresuraron a aclarar que nada tenía que ver su sistema antiaéreo con el accidente, del que no darían la caja negra para investigación de la tragedia. Además, en la zona verde de Bagdad se disparó contra la embajada de EEUU. Cuando parecía que se venía la tercera guerra, Trump salió conciliador como nunca para calmar las aguas. Cómo será la cañada…

De un lado del río, Argentina vuelve al pasado y se aferra a las retenciones, intentando botar de nuevo al agua al Titanic, cuando ya se alcanzó la posición vertical para hundirse. Más retenciones, precios más bajos para los granos afectados y, por ende, desánimo del productor agrícola. La devaluación se ha mantenido en ese país y, así, los costos en pesos son cada vez menores, al momento de compararse con los productos de exportación.

En Brasil se está manejando una proyección de precio para la soja FOB Paranaguá de US$ 375, al tipo de cambio actual y a los valores que manejan la bolsa de 60 kg, en Reales, como también con el clima bueno como viene una muy buena producción, lo cual no ayudaría mucho a los precios. 

Considerando estos precios, el mayor valor proteico de la soja brasileña y comparando con el FOB de Nueva Palmira, en caso que los valores en Brasil no se disparen más allá de la referencia señalada, el tema es ver cómo hacer para conseguir más de US$ 330 o US$ 350 en Paraguay.

No estamos solos, se trata de un mercado de los llamados de competencia perfecta y, encima, es posible comprar soja en la región a precios menores que en Paraguay con mejor logística y volúmenes muy superiores.

El tema es ver cómo aprovechar las ventanas de precios para poder quedarse con la mayor cantidad posible. Actualmente se encuentra en torno a US$/ton 320 aproximadamente, por lo que esperar subas de US$/ton 25-30 requerirá de mucha paciencia, optimismo y espalda financiera, lo cual puede ser una estrategia, si la pensamos como tal! La cual no es vista con buenos ojos de los que financian los cultivos. 

Estar pronto para ejecutar precios es lo primero, pero para eso hay que contar con un plan de comercialización claro y concreto, en donde los valores disparadores sean respetados y la ejecución del plan sea conforme a lo establecido oportunamente.

Todavía estamos en las primeras etapas del ciclo del cultivo, con un calor que viene teniendo a los productores en el borde de las sillas, con nervios de acero. Se habla que incluso la producción de Brasil en torno a 125 millones de toneladas no sería suficiente para poder atender simultáneamente la demanda interna y la de China.

Marcar los precios objetivos, desarrollar el plan y seguirlo al pie de la letra son todos aspectos que tendrían que ser respetados, de forma de alcanzar la buena gestión del riesgo y el manejo profesional de los precios y márgenes del negocio. 

Como decía un gran personaje, «sin querer queriendo», le damos tranquilidad a la cadena de la soja y a nosotros mismos.  

Lic. Federico Morixe
FIMIX agrofinanzas